Skip links

El cerebro de un músico

El lenguaje natural de la música

La música es un lenguaje universal capaz de despertar emociones y sensaciones únicas, habilidad que nos diferencia del resto de los animales y precisamente es esa capacidad de disfrutar la música, lo que ayuda en el tratamiento de algunos desórdenes neurológicos como el alzhéimer, párkinson, autismo y el síndrome de tourette. Está tan inmersa en nuestra naturaleza que es posible que la música imite lejanamente la forma en como nuestro cuerpo está organizado hablando de los ritmos internos como el latido del corazón, el tiempo de la respiración o la sonoridad vocal de las palabras que pronunciamos.

Beneficios de escuchar música

Es por esta razón que tiene efectos positivos en el cerebro y en las emociones de cualquier individuo, por ejemplo, fortalece el aprendizaje y la memoria, regula las hormonas relacionadas con el estrés, permite evocar experiencias y recuerdos, incide sobre los latidos, la presión arterial y el pulso, modula la velocidad de las ondas cerebrales, además se ha comprobado que la buena música refuerza el sistema inmunológico lo cual se entiende como una mejor salud para el individuo. Para que todo esto se dé, la música que se escuche debe tener ciertos requisitos como son: que le guste al oyente, que le emocione y que las circunstancias que se den durante la escucha sean las adecuadas hablando de tonalidades, letras y ritmos cuya combinación es lo que hace que nuestro cerebro se active.

Fuegos artificiales

Pero ¿qué sucede en el cerebro de un músico cuando interpretan su instrumento? La respuesta es “fuegos artificiales”. El neurocintífico Stefan Koelsch junto con su equipo de investigación de la Universidad de Berlín, descubrieron que a medida que el sonido es procesado en nuestra mente distintas zonas del cerebro en cuestión de una fracción de segundo se iban iluminando cual fuegos artificiales estallando en nuestro interior, esto indica que la música activa todo el cerebro al interpretar un instrumento sin importar que sea un cantante o un percusionista las funciones cerebrales que se estimulan son las mismas, mezcla la precisión lingüística y matemática que hacen parte del hemisferio izquierdo y del derecho utiliza la creatividad, en si lo que sucede es que hay un aumento considerable en el volumen y la actividad del puente calloso el cual es quien divide los dos hemisferios, podría decirse que así como el deporte hace que aumente la masa muscular, la música estimula el entrenamiento cerebral gracias a las conexiones cerebrales que se generan en nuestro sistema.

En los niños

Otro estudio de la facultad de psicología de la música de la universidad de Murcia, demostró que los niños que tenían una formación musical de más de tres años consecutivos mostraban un incremento en su motricidad fina, al igual que en la discriminación auditiva muy utilizada en el estudio de idiomas, presentan un mejor vocabulario, mayor empatía y en su lenguaje no verbal, mayor entendimiento de la información visual es decir distinguir más fácil las similitudes y diferencias en formas y patrones.

Si en algún momento de tu vida te has reunido con amigos a hacer música habrás sentido una sensación de trabajo en equipo y es que las olas de emoción que se sienten realmente es una sincronización de corazones que aceleran o desaceleran al unísono es decir de forma simultánea. Por esto Medellín Cultural es un solo corazón palpitando en la ciudad de la eterna primavera gracias a la música.

Leave a comment

Name

Website

Comment